0

Por: Karen Joanna Méndez Rivera. En este artículo quiero hacer conciencia que debemos cuidar más a nuestros adultos mayores para prevenir caídas y así haya menos accidentes y se reduzca la tasa de mortalidad por caídas en el adulto mayor, también tratar de estar siempre al contacto con ellos, o dejarlos al cuidado de alguien. No olviden ni abandonen, cuídenlos y ámenlos.

Prevención de caídas en el adulto mayor:
Las caídas en el adulto mayor son la principal causa de muerte accidental. 

Por encima de los 75 años, la tasa de fallecimientos por caídas aumenta de forma exponencial.

La mayoría de las caídas se producen en lugares cerrados, al realizar las actividades habituales por ejemplo en el baño, en el dormitorio o en la cocina. 

Alrededor del 10% de las caídas tienen lugar en las escaleras.

Las caídas pueden ocasionar lesiones, incluidas las fracturas, (el 2% de las caídas ocasionan fractura de cadera mientras que el 5% puede originar otras fracturas como de húmero, muñeca y de la pelvis). Las lesiones son graves hasta en el 10% de las caídas y más del 50% de las que se producen en los ancianos causan una lesión menor.

La calidad de vida puede deteriorarse sustancialmente tras una caída. Al menos el 50% de los ancianos que caminaban antes de fracturarse la cadera no recuperan el nivel de movilidad previo. Si estos pacientes permanecen en el suelo un tiempo después de la caída, pueden producirse deshidratación, úlceras por presión, rabdomiolisis, hipertermia y neumonía.

Factores de riesgo
  El consumo de medicamentos como los fármacos psicoactivos son los que con mayor frecuencia aumentan el riesgo de caídas y de fracturas de cadera. 

Disminución de la agudeza visual  y sordera

Disfunción vestibular y trastornos en el equilibrio.

Disfunción propioceptiva, patología de columna cervical, neuropatía periférica.

Padecer enfermedades neurológicas  como demencia y Parkinson.

¿Cómo prevenir las caídas? 
  Evitar riesgos innecesarios y obstáculos, planificar el trayecto al caminar, prestar atención al desplazamiento.

Usar calzado cómodo y de suela antideslizante.

Tratar dolores articulares o musculares que dificultan la marcha.

Iluminar bien los pasillos y baño, sobre todo de noche. 

Colocar barandas o pasamanos en el baño y pasillos.

Tratar los problemas de visión.

Avisar al médico sobre cualquier efecto secundario producido por la medicación (mareos, visión borrosa, etc.) que predisponga a caídas.

El uso de dispositivos de apoyo como el bastón puede ser necesarios. Si se lo recomiendan, úselo. 

Mantenerse físicamente activo, se recomienda hacer ejercicios de equilibrio y coordinación (tai chí, baile, yoga, etcétera.), incrementar la fuerza y masa muscular (pesas livianas y máquinas).


Bibliografía: Gil, G. (2013) Manual de buena práctica en cuidados a las personas mayores, Ed. Sociedad Española de Geriatría y Gerontología. Madrid.

Elaborado por Karen Joanna Méndez Rivera, de la Licenciatura en Motricidad Humana, en la Facultad de Ciencias de la Cultura Física, de la Universidad Autónoma de Chihuahua. 

Hola, déjenos un comentario Blogger

[La noticia en video][slider1][recent][9]

[Nacional][combine][recent][5]

[Internacional][horizontal][recent][5]

 
Top