Guerrero.- Este jueves elementos de la Marina detuvieron a José Luis Abarca, ex alcalde de Iguala, y su esposa María de Los Ángeles Pineda Villa, señalados por la Procuraduría General de la República, como quienes ordenaron la desaparición de los 43 normalistas el 26 de septiembre.

Tras ser detenidos en Xalapa, Veracruz, fueron trasladados a las instalaciones de la Subprocuraduría Especializada en Investigaciones en Delincuencia Organizada (SEIDO), para rendir su declaración inicial.    

Fuentes de primer nivel precisaron que la captura la llevó a cabo por parte de elementos de la Marina, con apoyo de elementos de la Procuraduría General de la República (PGR), en un hotel ubicado en el primer cuadro de la capital veracruzana, a unos metros de la Secretaría de Finanzas.       

El procurador Jesús Murillo Karam ordenó que primero rindieran su declaración ministerial y, tras conocer la información que proporcionen, se dé a conocer la captura a los medios de comunicación.         
El operativo para capturarlos se diseñó tras confirmar que  estaban hospedados en el hotel de Xalapa luego de que esta información provino de una pareja detenida el miércoles por la noche en el estado de Puebla y que son amigos y socios de Abarca y Pineda Villa. Tras montar una vigilancia oculta y vigilar sus llamadas telefónicas, la Marina llevó a cabo en poco tiempo, para impedir que huyeran.     

De acuerdo con la información proporcionada por distintos funcionarios, el exalcalde y su esposa llegaron a Veracruz hace menos de 10 días y mantenía un muy bajo perfil para no ser identificados.         
La Marina logró sorprender a la pareja, que fue sometida de inmediato y llevados a las instalaciones de PGR, después trasladados a la Ciudad de México.      

 José Luis Abarca y su esposa, María de los Ángeles Pineda Villa, huyeron el pasado 30 de septiembre, después de que el Cabildo de Iguala aprobara por unanimidad la licencia por 30 días para ausentarse de la presidencia municipal. Alrededor de las cuatro de la tarde de ese día, policías fueron a buscarlo a la alcaldía, pero ya no lo encontraron, también los buscaron en su casa pero en esta sólo encontraron a sus dos empleadas domésticas, desde entonces se encuentran, él y su esposa, prófugos de la justicia.       

Al exedil se le investiga también por el asesinato de Arturo Cardona, líder de la organización social “unidad popular”, ocurrida en 2013.  
Eje Central

[La noticia en video][slider1][recent][9]

[Nacional][combine][recent][5]

[Internacional][horizontal][recent][5]

 
Top