0

Por Carlos Urquidi (esucesos.com).- El pasado jueves, el Centro Cultural Universitario Quinta Gameros inauguró la exposición ‘‘Las bestias y otros miedos. Bestiario Mitológico’’ del artista visual chihuahuense Eduardo Gonzzob, una serie de once piezas de fotografía intervenida en las que se dota a los seres fantásticos de erotismo, punto, hasta ahí. El tema, el concepto, es recurrente en la historia del arte desde tiempos ancestrales.

La presencia de criaturas mitológicas es parte de las artes, la literatura y la pintura, la escultura y ups, hasta en el arte religioso sus referencias son infinitas y ups de nuevo, los pueblos más sabios les rendían culto. Todos esos seres fantásticos siguen en la mente del colectivo, encontrando animales de todo tipo, reales, que van desde serpientes, monos, liebres, cerdos, cabras, mención aparte, pero también recurrente, son las bestias fantásticas, como arpías, sirenas, basiliscos, centauros, sátiros, minotauros…

En algo tan a la mano de todos en tiempos actuales como Wikipedia hay un ejemplo sencillo: El pelícano, del que se creía que se abría su propio pecho para dar vida a sus polluelos con su propia sangre, era, a través de su sacrificio, una viva representación de Jesucristo.

Retomo: La bomba explotó hoy, un medio impreso de la localidad, conocido por su manejo del morbo disfrazado de religiosidad y de buenas costumbres, tuvo la genial idea de destacar en su portada una ‘nota’ en referencia a la exposición con el impactante titular de, ‘‘Denigrante exposición en la Quinta Gameros’’.

No conformes, en el ‘balazo’ dice, ‘‘Raya en la pornografía’’ y por si fuera poco, agrega en su ‘sumario’, ‘‘Insulto a la moral y a las buenas costumbres, lamentan familias’’, el bodrio seudo periodístico viene firmado por un tal Saúl García Meza, quien por cierto, hasta hoy, no ha visto en persona las obras de las que habla. Ojo, entrecomillé los términos periodísticos, para que los detecten en El Heraldo, el medio capaz de tomar los papeles de jueces, jurados y verdugos, que no le corresponden.

¿Le seguimos?.. Aclaro que no hablo de religión, es simple y sencilla historia del arte, en su apartado de seres fantásticos.

Como nota, digo que hay bestiarios reales de signo positivo, bestiarios de signo negativo y bestiarios fantásticos,

Me enfoco en dos personajes, primero, el dragón, ya que en la Biblia, en el libro de Job, en el Leviatán dice: “De su boca salen antorchas, centellas de fuego saltan de sus fauces”. Este es considerado el comentario más antiguo sobre los dragones como bestias que escupen fuego.

Segundo, El Minotauro, mito griego, ya motivo de culto en su antecesora, Creta, que representa a un hombre con cabeza de toro, siempre con una sexualidad dominante.

La mentada nota, aparte de poder servir para explicar a los estudiantes de periodismo lo que NO se debe hacer, tiene un párrafo glorioso por inverosímil que es necesario copiar y pegar, ‘‘Algunas escenas son tan denigrantes que omitimos su publicación’’… eso es autocensura

Prosigue, ‘‘Está por ejemplo el cuadro del Minotauro ser mitológico que muestra explícitamente contenido sexual, llamando fuertemente la atención que en muchas publicaciones, cuadros y exposiciones se ha mostrado esta obra mitológica sin contenido sexual o al menos cubierto’’.

Primero, no le entendí mucho, faltan comas y demás, pero sí me ‘llama fuertemente la atención’ que el reportero se quedó embelesado con el pene mostrado en las obras, Freud estaría feliz al leer eso y respondería, ‘Baia, baia’.

Me alejo del pasado y caigo en este presente inmediato: En Casa Redonda se exhibe actualmente una serie de minotauros de la autoría de Sergio Garval que son en verdad fascinantes y no tienen cubierto su parte de hombre, ni de nada.

Tal vez no han visto las Quimeras, son medio mujeres y están desnudas, quemen todo eso; tápenle al unicornio su cuerno pues es un recordatorio fálico; los centauros no deben existir pues nacieron del apareamiento con yeguas salvajes; protestemos para que Dédalo e Ícaro usen calzones; no vean el San Sebastián pues es condenadamente erótico y Botticelli no es artista…

Tras la publicación del bestial escrito, otro ser mitológico, el diputado Israel Fierro Terrazas del partido Encuentro Social (PES) e integrante de la Comisión de Familia, Asuntos Religiosos y Valores, puso el grito en el cielo, al grado de no solo exigir el cierre de la muestra, sino de amenazar con manifestaciones, alegando que atenta con la familia y su deber es defender los valores de la familia tradicional. Creo que este hombre debería enfocarse a hacer su trabajo en el Congreso y haría bien. Por cierto, el señor diputado tampoco ha visto la exposición.

La nota cierra con una frase dramática digna de un libreto de ‘‘La Rosa de Guadalupe’’: ‘‘Las autoridades universitarias tienen la palabra’’…

Y sí señor reportero, y sí señores del periódico, las autoridades universitarias ya le respondieron como debe de ser. Aquí yo me pongo de pie y aplaudo.

‘‘La expo no se retira ni se cierra. Se apoya al talento emergente y a la calidad estética del expositor’’.

También la comunidad artística, creadora y cultural de Chihuahua ha respondido, con un total rechazo a la censura que pretenden.

Hace una semana apenas, ese medio intentó hacer lo mismo con ‘‘El circo de las pesadillas’’, ya pronto estrenan la versión cinematográfica de ‘‘La Bella y la Bestia’’. ¿Intentarán censurarla también? Qué nervios.

Cierro con la siguiente frase usada en el portal ‘‘Historias y biografías’’ sobre el tema de criaturas de la mitología…

Hay algo en ellas, alguna cualidad intangible e inexplicable que nos cautiva y nos hace presas de su naturaleza, que excita nuestra mente y nuestra alma, que nos conmueve profunda y completamente.

Punto, hasta aquí.

Hola, déjenos un comentario Blogger

[La noticia en video][slider1][recent][9]

[Nacional][combine][recent][5]

[Internacional][horizontal][recent][5]

 
Top