Yehud, Israel.- Con más de 25 años de experiencia en la carrera aeroespacial, Israel se ha volcado en la fabricación de satélites versátiles, de bajo costo y de pequeño tamaño, y se encamina ahora hacia modelos tan reducidos que no superan el medio metro de altura.

Estos "nanosatélites", como ya se los denomina, formarán parte de la realidad espacial en las próximas décadas, aunque por el momento se encuentran en fase experimental más que otra cosa porque su rentabilidad y funcionalidad están por demostrarse.

"Por ahora suelen ser para universidades o tener un propósito educativo", dice Ofer Doron, presidente ejecutivo de la división espacial de la Industrias Aeronáuticas Israelíes (IAI), durante una visita para periodistas a la bien custodiada instalación MBT Space en la ciudad de Yehud, al este de Tel Aviv.

En una sala donde se están fabricando cuatro satélites de tamaño mediano, dos de ellos de exportación, y junto al corazón de uno de esos diminutos exploradores, Dorón explica que en estos momentos la investigación se encamina hacia este "nuevo campo de trabajo".

"Vamos a aplicaciones más serias de los nanosatélites y este va a ser uno de ellos", indica sobre el que tiene a su lado, que tendrá apenas cuarenta centímetros y girará en torno a la tierra a un órbita de unos cientos de kilómetros, a diferencia de los más grandes que se encuentran a decenas de miles.

Este nuevo campo viene alentado por el interés de consorcios e inversores privados que tratan de analizar su rentabilidad para todo tipo de fines, aunque por ahora "la cosa no es fácil".

Punta de la tecnología aeronáutica mundial desde su fundación hace más de 60 años, las IAI entraron en el carrera espacial con el lanzamiento de su primer satélite a finales de los año ochenta, el Ofek 1, un satélite estéril "con la única intención de demostrar de que podíamos poner algo en órbita", afirmó el director del consorcio Yosi Weiss.

En 1995 puso en órbita su primer satélite operativo, el Ofek 3, un satélite espía, al que siguió en 2000 el Eros A, uno de los primeros del mundo de uso corporativo.

En total las IAI han puesto en órbita hasta ahora catorce satélites, convirtiéndose en uno de los ocho países del mundo capaces de realizar todo el trabajo de fabricar, lanzar y operarlos desde tierra.
Agencias

[La noticia en video][slider1][recent][9]

[Nacional][combine][recent][5]

[Internacional][horizontal][recent][5]

 
Top