0

Chihuahua.- En el blog jamena.tumblr.com se denuncia a una empleada de Aeroméxico no sólo de no permitir a pasajeros músicos subir a cabina con sus instrumentos, sino de amenazarlos e incluso azuzar a los elementos militares que generalmente se encuentran en el Aeropuerto Internacional  de Chihuahua Roberto Fierro, para impedir que lo hagan. Esta es la historia transcrita de manera literal.

"Dicen que la familia es primero y es por esto que el día de hoy les traigo esta historia que, por las épocas, bien podría ser el tema de un disfraz para halloween.

Tengan cuidado amigos artistas y músicos, porque lo que les voy a contar es real, es verídico y no es la primera vez que sucede. Cuando algo esta mal hay que reportarlo, pero a esta historia no le hace falta una llamada de atención, lo que necesita es solucionar el problema de raíz y es por eso que se los voy a poner con nombre y apellido, ¡vaya! hasta con foto.

Mi hermano es músico. Trabaja con artistas como guitarrista y viaja con ellos a diferentes partes de la República Mexicana y el mundo. El fin de semana pasado viajó a Chihuahua para tocar con Laureano Brizuela, el ángel del rock.

Durante más de 15 años de ser músico y de viajar con su instrumento a todas partes, y digo todas partes porque es su herramienta de trabajo, se topó con una terrible sorpresa en el aeropuerto de Chihuahua: No podía subir su guitarra a la cabina del avión.

No es la primera vez que me toca ver a un empleado del aeropuerto decirle esto a los músicos con los que normalmente viajamos, pero esta vez fue diferente.

Mi hermano relata:

"Llegamos al aeropuerto y después de estar un rato tratando de documentarnos porque traíamos muchas cosas, Monica Aranda se acercó y nos dijo - Eso que traes colgado no pasa, no cabe en el avión, lo tienes que documentar -“

Todos sabemos lo delicado que es un instrumento y la forma en la que los empleados de las aerolíneas tratan nuestro equipaje, obvio no iban a documentar sus instrumentos… continua:

- Músicos: "Siempre hemos subido nuestros instrumentos a la cabina, no podemos documentarlos porque se pueden romper, lo hemos hecho 15 años".

- Mónica: “Pues llevan 15 años mal, no los pueden subir”.

- Músicos: "¿Cómo crees?, si no hemos tenido nunca un problema, ¿por qué esta vez si?"

- Mónica: Porque le quitan espacio a los clientes que pagaron su boleto y estorban sus instrumentos arriba, si no los documentan, no pasan. Los tienen que documentar y si se rompen no nos hacemos responsables.

Continuó el alegato, para que finalmente la finísima empleada les dijera "Les advierto que no van a pasar con eso".

La cosa no acabó ahí. Mi hermano y sus compañeros se fueron del mostrador con sus pases de abordar y decidieron meterse, como lo han hecho siempre, con sus instrumentos al avión. Al caminar se equivocaron de entrada (se acercaron a la puerta de llegadas) y vieron como Mónica Aranda salió corriendo del mostrador de Aeromexico para ir directamente con los militares que estaban en la puerta para “acusarlos” y decirles que no los dejaran pasar.

Al acercase, los militares les indicaron que estaban en las llegadas, que debían darse la vuelta y rodear para ir a las salidas y pasar el filtro. Así lo hicieron, se fueron por el otro lado y después de pasar los rayos x con todo e instrumentos, los militares se les acercaron junto con Mónica Aranda quien señalo “son ellos” a los militares en tono acusatorio nuevamente.

¿Qué pasó? Lo único que hicieron los militares fue preguntarles si habían tenido algún problema al documentar… hasta el momento.

- Músicos: Si, la señorita no nos deja subir con nuestros instrumentos al avión.

- Militares: Todo lo que pase por el filtro de seguridad y no tenga problema puede subir al avión, siempre y cuando los reglamentos lo permitan.

- Mónica: No pueden pasar con sus instrumentos, los tienen que documentar porque estorban a los otros clientes.

- Músicos: Pero siempre hemos pasado con ellos, no entendemos cual es el problema, no ocupan tanto espacio, van acostados y tenemos derecho a subirlos también, como equipaje de mano.

- Mónica: Se los advertí, si no me hacen caso, cierro el vuelo y no se suben al avión, con o sin instrumentos. Ya es demasiado tarde para que documenten, así que voy a cerrar el vuelo. 

*Hubo mas discusión pero les pongo lo más relevante.

En ese momento llamó por radio para que hicieran caso a su “advertencia”. Un empleado del aeropuerto les dijo a mi hermano y a sus amigos que le entregaran los instrumentos, que él los iba a ayudar a “documentarlos” pero que hicieran caso y caminaran con él para no perder el vuelo porque ya estaban quitando la rampa para abordar. Uno de ellos tenía que llegar a México para conectar con otro show en Pachuca ¡tragedia si no llegaba!.

Antes de irse, mi hermano y sus compañeros le preguntaron a Mónica su nombre (por eso lo sabemos) y le dijeron que le iban a tomar una foto, la cual anexo. Ojalá la hubieran grabado para que esto no solo hubiera sido una historia narrada…

Muy amablemente, el empleado del chaleco amarillo los acompañó al avión y, como siempre, subió los instrumentos a la cabina. Le pidió a la azafata que los guardara en el closet para que no se maltrataran. Mi hermano dice que en su asiento, el compartimiento para las maletas venía vacío… El vuelo venía vacío.

Antes de irse, el buen samaritano les pidió a mi hermano y a sus colegas que por favor hicieran algo, cada vez que un músico llega a ese aeropuerto  le pasa lo mismo.

El problema no es si pueden o no pueden subir los instrumentos, porque me queda claro que en cada aeropuerto tienen una política diferente (a mi me hicieron tirar mis cepillos inter-dentales porque, según en Toluca, eran un arma) y que ellos deciden que puedes o no puedes pasar, además de que las políticas cambian a cada rato y por más que vueles toda tu vida, siempre te pondrán algo diferente; el problema es la “advertencia”, la amenaza, la prepotencia. 

Correr por todo el aeropuerto a acusarlos ¡como si fueran delincuentes! Que triste.

Lo mejor de toda esta historia es que no es la primera vez que sucede ¡oh no! a los músicos de Regina Orozco también les hizo lo mismo, y los hizo pagar extra por poder subir sus instrumentos.

Tenemos dos teorías: o la señorita odia a los músicos por un mal amor no correspondido o ella de plano es así de nacimiento y no sabe que un instrumento musical no es un arma, no ocupa más espacio del que cualquier otra maleta pueda ocupar y que no pueden estar mal miles de empleados que han permitido a mi hermano, amigos y compañeros, subir con sus instrumentos al avión por más de 15 años.

Amigos, les reitero mi consejo: tengan cuidado si se topan con ella, está enojada, está armada con un radio y el poder de no dejarte subir al avión y que pierdas el vuelo.

Aeromexico: ¿Es neta que para quejarnos de esto me mandan un formulario con su CM por twitter? Pongan más atención a las quejas de sus clientes, no puede ser que no hagan nada. No se nos perdió una maleta, no se retrasó un vuelo, es una de sus empleadas amenazando a los pasajeros.

Por favor, si eres músico, tienes amigos que trabajan en esto o simplemente eres una persona con sentido común, compártelo. No tomemos esto a la ligera, por eso son como son y se salen con la suya.

Mónica Aranda, mi familia y yo te mandamos un saludo. Jimena".

Hola, déjenos un comentario Blogger

[La noticia en video][slider1][recent][9]

[Nacional][combine][recent][5]

[Internacional][horizontal][recent][5]

 
Top