0

Chihuahua, Chih.- Aunque las Niñas, Niños y Adolescentes (NNyA) del estado de Chihuahua afirmaban sentirse bien en condiciones del confinamiento por la emergencia sanitaria de COVID-19, a diferencia de sus pares en el país, expresaron su percepción sobre la enfermedad del Coronavirus como algo que también los violenta.

Así lo señaló la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHCM), Nashieli Ramírez Hernández, al presentar este lunes de forma virtual y desagregada por resultados, la Consulta Infancias Encerradas del estado de Chihuahua, donde participaron 451 NNyA.

En el marco del 30 Aniversario de que el Estado mexicano ratificó la Convención de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas, exhortó a reflexionar sobre el ejercicio de todos sus derechos y, sobre todo, los mecanismos para garantizar su derecho de participación en medio de una situación inédita.

Al respecto, señaló que en el contexto de la emergencia sanitaria, se creía que NNyA presentaban menor incidencia de contagio y letalidad, pero a 6 meses se puede observar cómo están siendo impactados en su salud, sobre todo mental: “Hasta ayer, había en México 19 mil 911 casos acumulados de COVID en personas de 0 a 17 años, con 255 fallecidas”.

Paradójicamente, en Chihuahua han fallecido cuatro niños de entre 0 y 5 años, lo cual plantea un serio análisis, porque a nivel nacional la mayoría de muertes se ha incrementado entre adolescentes y no en niños de primera infancia.

La de Chihuahua, expuso Ramírez Hernández, es una Consulta urbana, de donde se recibieron 103 de los 600 dibujos de todo el país, lo que significa una participación importante de niñas y niños de primera infancia.

Las y los participantes indicaron vivir, en su gran mayoría, con su mamá; con mamá y papá fueron 9% menos a la media nacional; quienes viven con abuelos y otros familiares fueron apenas la mitad de la media nacional, lo cual significa que cuentan con pocas redes de apoyo por parte de su familia extensa. No obstante, el porcentaje de quienes señalaron que se discute al interior de sus hogares está arriba de la media nacional.

Por debajo de la media nacional está su acceso a tabletas y teléfonos móviles propios, lo mismo que a tener a disposición en sus hogares libros y cuentos; el encierro por la emergencia sanitaria para ellos era aburrimiento, aunque 40% practicaba algún hobby, mucho más que la media nacional e incluso que la de NNyA en la Ciudad de México; además de que 28% dijo que no conseguía acabar tareas escolares.

Entre mayo y junio, detalló la defensora, a las NNyA de Chihuahua les preocupaba que su familia enfermara o muriera por COVID-19, que alguien perdiera el trabajo y que la policía castigara a sus familiares por no quedarse en casa, 2% arriba de la media nacional; también sentían temor de que las personas se tornaran más violentas, 4% arriba de la media nacional: “En general, destaca la combinación de la violencia comunitaria con el Coronavirus, como algo que también los violenta”.

Entre las causas de su tristeza, está que su mamá les regañe, ver a su mamá llorar o preocupada porque no encuentra trabajo; no poder salir al parque y no poder hacer ejercicio; no poder ver a sus familiares.

Añoran por igual salir a la calle que poder ir a la escuela, lo que “es interesante, porque en general, y en la Ciudad de México, añoran más ir a la escuela que salir a la calle”, apuntó.

Finalmente, llamó la atención sobre las referencias, principalmente de niñas y adolescentes, a violencias, asesinatos, cárceles, guerra o secuestros.

En su intervención, el presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Chihuahua, Néstor Manuel Armendáriz Loya, reconoció el liderazgo para ponderar la situación de NNyA en medio de la pandemia, pues dijo que las acciones de las autoridades se han enfocado en atender los efectos negativos sobre la salud, la economía y el empleo.

“Sin embargo, este sector de la sociedad está en alta situación de vulnerabilidad y ha resultado ser uno de los más afectados en sus derechos, como el de la educación”, advirtió ante las evidentes brechas de desigualdad para el aprendizaje a distancia.

Destacó que es prioritario para el adecuado desarrollo de su personalidad, su derecho a la no violencia: “El miedo a que los regañen, el miedo a que llegue papá enojado o la tristeza de la mamá que no consigue empleo”.

En tanto, Catalina Castillo Castañeda, de la Organización Popular Independiente AC y de la Red por la Infancia en Ciudad Juárez, denunció el incremento de casos de violencia, incluida la sexual, al interior de las familias y los hogares, con 95% de los casos con hombres agresores hacia NNyA.

Se pronunció por la apertura de escuelas en todos los niveles, de manera que se extiendan las redes de apoyo para NNyA y madres de familia, lo mismo que entre empleo, comunidad y mujeres.

Por su parte, en representación de la secretaria Ejecutiva de SIPINNA Estatal Chihuahua, Ana María de la Rosa y Carpizo, José Luis Flores Cervantes dijo que desde abril se conformaron comisiones para atender las necesidades en el marco del confinamiento, a partir de estadísticas e indicadores de Gobierno y desde la sociedad civil.

Finalmente, la directora del Centro Estatal de Fortalecimiento Familiar del DIF Estatal de Chihuahua, María Eloísa Solís Terrazas, señaló que se generaron dos mesas de seguimiento estadístico para focalizar proyectos y programas para atender las denuncias de violencia familiar y maltrato infantil, a través de un plan emergente de atención, de la mano de Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC).

Los resultados de la Consulta Infancias Encerradas de Chihuahua se pueden consultar en este ENLACE.

Hola, déjenos un comentario Blogger

[La noticia en video][slider1][recent][9]

[Nacional][combine][recent][5]

[Internacional][horizontal][recent][5]

 
Top